ALMOLOYA: LA PRIMERA GRAN CÁRCEL DEL GOBIERNO SALINISTA

18 jul

neto
Los gobiernos priistas de la década de los ochentas se destacaron más por los evidentes actos de corrupción cometidos por funcionarios de todos los niveles de la administración pública que por su efectividad a la hora de gobernar.
En medio de años y años de pobreza y desempleo, pero a la vez de nuevos ricos, un fenómeno ya existente sexenios atrás emergió con fuerza para hacerse parte de la cultura popular que persiste hasta nuestros días.
Fueron los ochentas los años en que muchos mexicanos comenzamos a familiarizarnos, queriendo y no, con los rostros y los nombres de narcotraficantes que una década atrás eran considerados bichos raros a los que contadas ocasiones la prensa y los medios electrónicos les prestaban atención.
Las grandes ganancias obtenidas a través de la venta ilegal de estupefacientes (mayoritariamente mariguana) hicieron de esta actividad un trabajo altamente remunerado, que dada la proclividad de las autoridades policiacas y judiciales mexicanas al soborno, representaba poco riesgo para quienes se dedicaban a ello.
Atrás quedaba la leyenda de Alfredo Ríos Galeana como el enemigo público No 1 de la nación, famoso por los cientos de atracos cometidos en contra de bancos de todo tamaño, principalmente del Distrito Federal y el Estado de México.
Más atrás también aquellos guerrilleros convertidos en secuestradores de prominentes empresarios como forma de sostener las actividades subversivas contra el sistema económico y social instaurado por el priismo.
Los ochentas fueron la década de los primeros grandes capos de la droga, como Ernesto Fonseca “Don Neto” y Rafael Caro Quintero, su sobrino, a quien se le atribuye la famosa propuesta al gobierno mexicano de pagar la deuda externa del país a cambio de dejarlo realizar sus actividades en libertad.
El creciente consumo de sustancias prohibidas provenientes de México por parte de los ciudadanos estadunidenses prendió las alarmas del gobierno estadunidense, cuya presencia en México a través de agentes de la DEA y el FBI apostado en nuestro territorio, se hizo cada vez más notoria.
Fue el asesinato de uno de sus agentes, “El Kiki” Camarena, el que marcó el inicio de la guerra declarada de los “barones” de la droga en contra de la nación más poderosa del orbe.
No pasó mucho tiempo para que Don Neto y Caro Quintero, señalados autores intelectuales de dicho crimen fueran capturados y puestos a disposición del gobierno mexicano.
La alta peligrosidad de ambos personajes hizo necesario buscarles un lugar propicio en el que se mantuvieran alejados de la población carcelaria (infestada de rateros, asesinos, robabancos) para que no se repitieran las famosas fugas encabezadas años atrás por Ríos Galeana y sus compinches entre ellos “El Marino”.
Un diagnóstico realizado a finales del gobierno de Miguel de la Madrid concluyó que las prisiones mexicanas sufrían un gran deterioro: había sobrepoblación, autogobierno, corrupción, falta de personal, directivos improvisados, privilegios ara internos con poder económico, fugas, excesiva violencia.
La idea de una prisión de máxima seguridad surgió en 1987 a partir de las acciones del Programa Nacional de Prevención del Delito (1985-1988).
Fue entonces que Carlos Salinas de Gortari comenzó a edificar el mismo año de su asunción como presidente (1988) el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) No.1, conocido como “Almoloya” (nombre adoptado del municipio en el que se construyó), que tiempo después fue cambiado por el de “La Palma” hasta adoptar el de “Penal Federal del Altiplano” como se le conoce actualmente.
Para tal fin, el gobierno del estado de México entregó 15 hectáreas a diez kilómetros del Centro de Readaptación Social Estatal. Dicha edificación se concluyó en 1990 y recibió a sus primeros huéspedes en 1991, siendo Ernesto Fonseca el primero de ellos.
El auge de la delincuencia organizada dedicada al narcotráfico hizo necesario que se construyeran sitios similares a Almoloya, entre ellos el penal de Puente Grande, en Jalisco, donde está recluida otra parte considerable de los hombres considerados más peligrosos para la estabilidad del Estado Mexicano. Uno más en Matamoros, Tamaulipas, entraría en operación en el año 2000.
Después de Don Neto, Almoloya se convirtió en la casa de personajes tan disímbolos como Mario Aburto Martínez, acusado de ser el asesino de Luis Donaldo Colosio; Daniel Arizmendi “El Mochaorejas”, tal vez el más sanguinario secuestrador del país; Mario Villanueva, ex gobernador de Quintana Roo, acusado de lavado de dinero proveniente del narcotráfico; Jesus Zambada “El Rey”, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa Cartel; Iván Guzmán Salazar “El Chapito”, hijo del Chapo Guzmán y “El JJ”, acusado de atentar contra el futbolista de futbol Salvador Cabañas.
A 25 años de la construcción de la primera cárcel de máxima seguridad del país, la sobrepoblación en los penales federales, por lo que la estabilidad y seguridad en los mismos no está garantizada.
El Cefereso 5 Oriente, de Villa Aldama, Veracruz, cuenta con capacidad para 2 mil 538 internos y su población es de 3 mil 421; el Cefereso 9, en Chihuahua, fue construido para 934 presos, pero alberga mil 416.
El Cefereso 2 Occidente (Puente Grande), en Jalisco, tiene capacidad para 838 presos y opera con mil 251 reclusos; el Cefereso 4, en Tepic, Nayarit, tiene capacidad para 838 personas y alberga mil 67.
Finalmente, el Cefereso número 1, Altiplano, en Almoloya de Juárez, tiene capacidad para 838 internos y opera con sobrepoblación de 231 personas.
Un dato curioso sobre Almoloya, o La Palma o El Altiplano, es que para 2008 era la prisión federal con mayor número de internos que se suicidaban y el único lugar de ese tipo en el que a pesar de los mecanismos de vigilancia tres importantes narcotraficantes habían sido asesinados; la mayoría de sus habitantes han muerto por falta de atención médica adecuada.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 480 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: